lunedì 3 ottobre 2016

"¿Tú estar comunisto?"

Sao Paulo, 05 de diciembre de 2014 a las 00:00 por Olavo de Carvalho

El fallecido Jean Mellé, fundador y director de "Noticias Populares", que se convertiría en un clásico del periodismo de escándalo, era un refugiado rumano que tenía sólidas razones para odiar el comunismo. Grande y musculoso, de vez en cuando él agarraba un de sus subordinados por el cuello, y, con una mirada feroz de gran inquisidor, le preguntaba: "¿Tú estar comunisto?". Si la respuesta fuese "No", se sentía satisfecho.

En el noventa por ciento de los casos, el entrevistado era un miembro de la organización y se iba a reír ante el jefe cuyo poder amenazante se neutraliza a sí mismo con una cantidad patética de ingenio.

De hecho, Mellé no era nada ingenuo. El sabía hacia atrás la ambigüedad resbaladiza de la conducta de los comunistas. No tenía ninguna ilusión de que caminaban con el martillo y la hoz sellados en sus frentes o que iban a declarar de buena gana su identidad ideológica. Se contentaba con una breve respuesta sólo porque no dominaba el idioma nacional suficiente para alargar la discusión. Él sólo quería infundir un poco de miedo en los corazones de los comunistas, y lo consiguía. Vengaronse con risitas forzadas que propagaban el mito del oponente borrego, un tipo grande tonto que incluso los niños pueden engañar. Ellos mintieron, y mintieron sobre la mentira: ocultaban su afiliación a un partido y fingieron que habían logrado engañar a "la derecha". La satisfacción con que se entregaban en esta empresa terminaba impregnandose en sus mentes, transformando la falsificación de vez en cuando en una sintomatología histérica completa y el autoengaño en un estilo de vida permanente.

Después de medio siglo, el movimiento comunista todavía tiene en el periodismo brasileño un ejército de leales empleados cuya táctica persuasiva habitual y casi única es inventar una versión ridículamente ingenua del comunismo, asignarla a la derecha y, demolindola con dos o tres chistes no divertidos, declarar la victoria, quedando así demostrado que el comunismo no existe, es sólo una fantasía paranoica de derechistas rabiosos. Es el bueno y viejo recurso eristico "hombre de paja", que a estas personas se ha convertido en una segunda naturaleza.

Algunos de los practicantes de esta mágica tonta son hombres experimentados, formados en Habana y Praga. La prueba más evidente del poder que han adquirido en las salas de redacción es la naturalidad con la que los períodos de prácticas en centros de propaganda y desinformación en la Cortina de Hierro entran en sus curricula como evidencia de la "experiencia periodística", como si la técnica de mentir fuese la misma que la de informar los hechos. Es evidente que, al menos en los viejos tiempos, muchas de estas dulces criaturas fueron agentes pagados de los servicios secretos comunistas. Sus nombres, con retraso de medio siglo, están siendo gradualmente revelados por los documentos presentados en Praga en el Instituto para el Estudio de los Regímenes Totalitarios (v. https://www.youtube.com/watch?v=Dbt1rIg8FbI y https://www.youtube.com/watch?v=S0hcCDwS8xU).

Otros, más jóvenes, no tuvieron que viajar para conseguir los trucos de la prosa comunista. Ellos aprendieron de ellos aquí mismo, en las universidades de periodismo, que los señores mencionados en el párrafo anterior convirtieron en centros de formación de la militancia al menos desde los años 70 del siglo pasado.

La primera señal de que usted es inteligente es su capacidad de percibir que otra persona es más inteligente. Mutatis mutandis, el primer signo de estupidez es asumir, siempre, que el otro es más tonto que es. En esto consiste el artificio de retórica eristica a que me he referido: la persona que define el comunismo de la manera más borrega y mecánica y, con el argumento de que no existe este comunismo (como en realidad no puede existir), llega a la conclusión de que todo el anticomunismo es una enfermedad mental, fuente de violencia y "crímenes de odio".

La definición utilizada en este truco es la siguiente: el comunismo es la estatización completa, repentina y ostentosa de los medios de producción y toda la propiedad privada. El gobernador toma el micrófono y anuncia: "Mira aquí, gente, yo soy un comunista. Ahora quien gobierna esta basura es el comunismo. Entreguen sus propiedades, o irán al Gulag". Para los individuos como el Sr. Jô Soares y otras cabezas iluminadas que guían el pensamiento nacional, el hecho de que eso nunca hubiera sucedido es la prueba concluyente de que la amenaza comunista no es más que un invento creado para justificar un golpe de estado o algo peor.

En contraste con este doble discurso de mala calidad, vamos a ver lo que es el verdadero comunismo, en su teoría y en su práctica en todo el mundo.

Karl Marx enseñaba que la estatización de los medios de producción - la etapa inicial de la construcción del socialismo - sería un proceso complejo que debría ser extendido por muchas décadas o siglos, y que ni siquiera podría comenzar antes de que los medios capitalistas de producción hubiesen alcanzado su máximo desarrollo posible.

La última cosa que un gobernador comunista debe hacer - especialmente si él llegó al poder por los caminos democráticos habituales y sin derramamiento de sangre - es, por lo que, salir estatizando todo, desmantelando de la clase capitalista. Es todo lo contrario: él debe ayudar a los capitalistas a ganar el dinero máximo que pueda, mientras que depone sus medios de acción política e ideológica. El papel del capitalista en esta etapa del socialismo es hacer dinero y no opinar, llegando a ser tanto más próspero cuanto más políticamente inocuo y subordinado a la élite dirigente comunista. Atraídos por fáciles ganancias, los capitalistas van a transferir a los comunistas todo su poder ideológico, de modo que, en tiempo relativamente corto, cuatro cosas suceden:

(1) En un régimen completo de la prosperidad capitalista, sólo han ideas comunistas en circulación. De una manera más abierta o más encubierta, la propaganda comunista se convierte en el único discurso actual en la sociedad. Las ideas opuestas desaparecen hasta el punto de llegar a ser impensables. Siguen siendo, a lo sumo, como mitos vagos de otras épocas. Un último resto de "ideología capitalista" queda en el aire, reducido a la promoción de la eficiencia económica, que los comunistas serían los últimos en negar.

(2) La riqueza deja de ser un medio de acción política independiente y se reduce a un instrumento de propaganda comunista. Cada capitalista gasta mucho dinero eligiendo comunistas y financiando el odio contra el capitalismo.

(3) Tener una cuenta bancaria enorme da menos poder que una tarjeta de miembro del partido o cualquier cargo público. El poder político-ideológico se transfiere de la burguesía a la elite del partido sin la propiedad capitalista sufrir arañazos visibles.

(4) Los comunistas, por su parte, pueden tanto hacer alarde de ser los gobernantes absolutos de la situación cuanto seguir haciendo a sí mismos como víctimas indefensas de la burguesía. Van desde el discurso amenazador a las lágrimas de autocompasión con facilidad, y la incoherencia propia de su actitud sirve para desconcertar aún más su oponente.

En esta etapa, no hay guerra económica. Esto no se trata de tomar la propiedad de los burgueses, sino de privarlos de sus medios de autodefensa ideológica.

Este es el programa que el gobierno del PT (Partido de los Trabajadores) ha estado cumpliendo a la letra, este es el esquema comunista real y genuino. No es un hombre de paja, y mucho menos es una amenaza: es la realidad en que vivimos.

"Você estar comunisto?", Olavo de Carvalho, Diário do Comércio, 05 de diciembre de 2014, http://www.dcomercio.com.br/categoria/opiniao/voce_estar_comunisto y http://www.olavodecarvalho.org/semana/141205dc.html.

Traducción: Abigail Pereira Aranha

Questo testo in italiano in Men of Worth Newspaper: "Tu stare comunisto?", http://avezdoshomens2.over-blog.com/2016/10/tu-stare-comunisto.html.
Questo testo in italiano in Periódico de Los Hombres de Valía: "Tu stare comunisto?", http://avezdoshomens2.blogspot.com/2016/10/tu-stare-comunisto.html.
Ce texte en français au Men of Worth Newspaper: "Être-tu communiste?", http://avezdoshomens2.over-blog.com/2016/10/etre-tu-communiste.html.
Ce texte en français au Periódico de Los Hombres de Valía: "Être-tu communiste?", http://avezdoshomens2.blogspot.com/2016/10/etre-tu-communiste.html.
Eso texto en español en Men of Worth Newspaper: "¿Tú estar comunisto?", http://avezdoshomens2.over-blog.com/2016/10/tu-estar-comunisto.html.
Eso texto en español en Periódico de Los Hombres de Valía: "¿Tú estar comunisto?", http://avezdoshomens2.blogspot.com/2016/10/tu-estar-comunisto.html.
This text in English at Men of Worth Newspaper: "Do you be a Communist?", http://avezdoshomens2.over-blog.com/2016/10/do-you-be-a-communist.html.
This text in English at Periódico de Los Hombres de Valía: "Do you be a Communist?", http://avezdoshomens2.blogspot.com/2016/10/do-you-be-communist.html.
Texto original em português com atalho para o texto original no A Vez das Mulheres de Verdade: "Você estar comunisto?", http://avezdasmulheres.over-blog.com/2016/10/voce-estar-comunisto.html.
Texto original em português com atalho para o texto original no A Vez dos Homens que Prestam: "Você estar comunisto?", http://avezdoshomens.blogspot.com/2016/10/voce-estar-comunisto.html.

Nessun commento:

Posta un commento

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...