mercoledì 7 ottobre 2015

Yo no quiero tu lástima: Trabajo Sexual y Política Laboral

Belle Knox Headshot

Hazte fan

Estrella porno de la Universidad Duke; feminista positiva para el sexo; activista por los derechos de los trabajadores sexuales

Publicado: 14/04/2014, 17:43 EDT Actualizado: 14/06/2014, 05:59 EDT

PORN STAR

Joe Kohen via Getty Images

Hace poco recibí un correo electrónico de un hombre en Colorado:

Más temprano en su historia usted menciona que, debido al alto costo de Duke [Universidad] y no querendo terminar con enorme cantidad de préstamos, y también tenendo ningún entrenamiento especial para otros tipos de puestos de trabajo, usted decidió a entrar en el porno. De manera que está insinuando y hacendo el caso de no tener una opción y me refiero a una opción económica.

En otras palabras, si usted tuviese otras habilidades socialmente aceptables en el mercado, muy probablemente usted habría hecho otras cosas y no entrar en el porno.

La falta de elección económica en el primer lugar hace otras opciones que siguen difíciles de aceptar decisiones como decisiones volitivas libres, debido a las necesidades.

Ah, el intercambio desesperado. Esto no es un punto de vista única o matizado. El concepto del intercambio desesperado impregna las discusiones sobre el trabajo sexual. He sido enfrentada con él en las entrevistas, en las discusiones en clase, y en las comunicaciones con los amigos. ¿Cómo podría yo estar empoderada por la necesidad?

La gente asume que mi apoyo a los trabajadores del sexo y la pornografía se invalida de alguna manera porque elegí hacer porno por el dinero y no por amor. Actúan como si se trata de alguna victoria impactante para ellos porque al ser una trabajadora sexual no era trabajo de mis sueños - porque cuando era niña yo no escribí "quiero ser una estrella del porno" en el día de la carrera, o dice con entusiasmo a todos a mi alrededor sobre lo emocionado que yo estaba en algún día tener relaciones sexuales en cámara por dinero. O porque mi maestro no me dijo que yo podía ser cualquier cosa que quiero ser: una astronauta, la presidente, ¡incluso una estrella del porno! Al parecer, porque yo no tuve el sueño de vivir esta vida - porque fue "necesario" - eso se vuelve ahora de alguna manera a ser moralmente malo, y me convierto en otra puta miserable a ser descartada a la conveniencia.

Porno no era mi única opción, pero era la más prudente, la más astuta - comercio de la cantidad más pequeña de mi tiempo para el máximo beneficio, en mi agenda. Yo podría fácilmente haber tomado préstamos para cubrir mi factura de la matrícula, pero elegí no. ¿Por qué estar con $ 50,000 o más en deuda cuando simplemente no era necesario? Yo no estaba haciendo lo que los economistas llaman de intercambio desesperado.

Un intercambio desesperado en el mercado de trabajo es uno motivado por la pobreza - por necesidad - la analogía robar-para-alimentar-tu-familia. Sí, por supuesto que yo hago porno por dinero. Es un empleo, no un lugar de veraneo. ¿Por qué más nosotros trabajamos en cosas si no ver un beneficio? Todo el propósito del trabajo en el mercado económico es para producir algún resultado - ya sea dinero, bienes, etc. La mayoría de las personas no trabajan todos los días para la diversión; lo hacen porque quieren - ellas necesitan - algo a cambio. ¿De verdad crees que las personas que trabajan en McDonald's fritando las hamburguesas y respondiendo a los clientes groseros sobre una base diaria vendrían a trabajar todos los días si no se les paga? Por otra parte, ¿crees que quando niños el trabajo de los sueños de ellos era hacer esto? Es el deseo de ellos de mejores condiciones de trabajo, o la defensa de su industria, de alguna manera el menor por eso? No.

El argumento de que las personas sólo debrían trabajar en empleos que les gusta o en los cuales encontran empoderamiento viene de un lugar de privilegio. Evitando los préstamos estudiantiles significa que me pongo en la posición de privilegio que me permite ser capace de me recoger y elegir mi empleador con más cuidado, en lugar de tomar el primer trabajo que se ofrece a mí simplemente para empezar a arañar a mí misma de la deuda. En Estados Unidos de hoy, los empleos son escasos y el desempleo se tambalea al borde de dos dígitos; la situación no es más alegre para los graduados. Es extremamente no realista y poco honrado actuar como si todos nosotros pudesemos conseguir nuestra profesión deseable, de los sueños. A menudo trabajamos en lo que no nos gusta, porque tenemos familias para proveer o cuentas que pagar, o, como la mayoría de los estudiantes con que espero graduarme, préstamos para pagar. Eso no hace el trabajo de ellos inmoral o ilegítimo.

Yo estaba dando una conferencia en una clase la semana pasada y teniendo preguntas cuando una estudiante me preguntó, "¿Todavía tu harías porno si no necesitaste el dinero?"

Le respondí: "No".

Ella parecia sorprendida. Toda la clase estaba a tope. Me sentí desconcertada. Todo parece tan intuitivo. Yo no haría el trabajo de forma gratuita. Nadie lo haría.

Pero el quid de la cuestión no es la idea de yo estar involucrada en una transacción mutuamente beneficiosa. La cuestión es que esta es porno. Todas las nuestras discusiones en torno a los intercambios desesperados o últimos recursos surgen cuando hablamos de mercados tabú - especialmente el trabajo sexual.

¿Si yo hubiera sido una médica de pie delante de la clase, yo habría recibido la misma pregunta?

No. Porque ser doctor es un empleo "respetable". Pero nuestra idea de respetabilidad se basa en las opresiones sociales y económicos, a saber: ser una profesional del sexo no es respetable ni moralmente aceptable. Asignamos una importancia cultural para el sexo; es para la procreación y la preservación de la unidad familiar. Se nos dice que es para el romance, es especial, querido y no mercantilizado, pero mientras tanto el sexo nos grita desde todas las carteleras y los canales de televisión. El sexo puede ser utilizado para vender de todo, excepto el sexo mismo. El trabajo sexual, entonces, es sucio, es de mala calidad, es algo que sólo las personas verdaderamente desesperadas hacen. La piedad y la posterior marginación de las trabajadoras del sexo como las personas a ser rescatadas, o dañadas, bienes es extremadamente ofensiva y contribuye a la caricatura de la andadora de la calle: descarta y borra la persona detrás del trabajo, no más que cuando pintamos todos los trabajadores de fast food como quien desertó de la escuela secundaria. El deseo de ver a la gente en el trabajo que no elegeríamos para nosotros mismos como víctimas es inmaduro y reaccionario, y perjudica a las personas dentro de tales profesiones mediante la creación de una línea entre nosotros y ellas.

El trabajo sexual es trabajo: es un empleo. Tengo la suerte de que el trabajo que elegí para pagar mis cuentas pasa exactamente así de me empoderar y me recompensar de maneras que yo no imaginaba que podría. Amo mi trabajo. No niego por un segundo que esta no es la realidad para todo el mundo, y necesitamos sus historias también, pero no para que sean robadas, reelaboradas y recontadas por académicos o políticos que ondean banderas, o habladas con fingimiento y estampadas en putas cortadas por el mismo patrón para series de televisión. El robo de nuestras voces, nuestras narraciones, nos devalúa como personas; y nos permite ser silenciados.

Así que por favor, antes de tu piedad a una trabajadora sexual, o de hablar conmigo acerca de mi "desesperación", cuenta el privilegio que usted tiene cuando mira hacia abajo en mí, y date cuenta de que tu, también, participas de un "intercambio desesperado" todos los días que tu conduces al trabajo - si eres lo suficientemente bendecido de tener un trabajo.

Siga Belle Knox en Twitter: www.twitter.com/belle_knox

Original en inglés: "I Don't Want Your Pity: Sex Work and Labor Politics", The Huffington Post, http://www.huffingtonpost.com/belle-knox/sex-work-politics_b_5148528.html

Traducción: Abigail Pereira Aranha (voy a comentar eso en el próximo postaje)

Original text in English reproduced at Periódico de Los Hombres de Valía / Paraíso Tangible: "I Don't Want Your Pity: Sex Work and Labor Politics", http://avezdoshomens2.blogspot.com/2015/10/i-dont-want-your-pity-sex-work-and.html
Tradução para o português no A Vez dos Homens que Prestam: "Eu não quero sua piedade: trabalho sexual e política de trabalho", http://avezdoshomens.blogspot.com/2015/10/eu-nao-quero-sua-piedade-trabalho.html
Tradución al español en Periódico de Los Hombres de Valía / Paraíso Tangible: "Yo no quiero tu lástima: Trabajo Sexual y Política Laboral", http://avezdoshomens2.blogspot.com/2015/10/yo-no-quiero-tu-lastima-trabajo-sexual.html
Traduzione al italiano in Periódico de Los Hombres de Valía / Paraíso Tangible: "Io non voglio la tua pietà: Lavoro Sessuale e Politica di Lavoro", http://avezdoshomens2.blogspot.com/2015/10/io-non-voglio-la-tua-pieta-lavoro.html

Nessun commento:

Posta un commento

Facebook