domenica 25 maggio 2014

La verdadera raíz de la violencia de género

Pornostar Valentina Nappi YouTube

La vera radice della violenza di genere

La violencia contra las mujeres es un tema nervioso.

Es un tema tan sensible que, por miedo a caer en lo políticamente incorrecto, a menudo terminan repitiendo esterilmente la banalidad habitual.

Algunos se ríen de el hecho de que una actriz pornográfica - que es la escritora - siente la necesidad de decir sobre eso. Y es cierto que muchos hombres - y muchas mujeres - lo harían mejor permanecer en silencio sobre la materia.

Hablamos con demasiada facilidad de la violencia contra las mujeres. Nos olvidamos de que las palabras no pueden describir la realidad de forma aséptica, pero presuponen formas de ver. Quien habla de "la violencia de los hombres contra las mujeres" presupone una ontología, es decir, una forma bien definida para recortar el mundo, categorizarlo. Las categorías, incluyendo aquella de los hombres y aquella de las mujeres, no están en las cosas mismas pero en quien mira las cosas, las toma en consideración, habla de ellas. Ellas no son neutrales desde el punto de vista de los valores, ya que juegan un papel decisivo en la determinación del enfoque teórico y ético a una cuestión determinada, que descienden de las soluciones prácticas. He aquí un ejemplo. Sólo unos pocos fanáticos justifican el apartheid contra los romaníes en el caso de una mayor frecuencia de la violencia por parte de este último en comparación con la media, pero muchos, incluso de las ideas progresistas, no se escandalizan cuando se trata de coches de color rosa, es decir, coches prohibidos para hombres. La diferencia entre los coches rosas y el apartheid depende únicamente del hecho de que no se asigna ningún valor ontológico a los grupos étnicos (las razas no existen), pero es evidente que se considera ontológicamente legítima la categorización hombre-mujer. Pero este no es el punto decisivo de la cuestión.

La verdadera pregunta es: ¿si existisen razas - y si fuese estadísticamente dominante, por ejemplo, las violaciones de una raza contra otra - el apartheid sería legítimo?

Apenas un progresista, un demócrata, un liberal podría decir que sí. Probablemente se sentiría tener más sentido centrarse en las causas (¡nunca a considerarse natural!) de la diferencia de la violencia ya que la única alternativa a este enfoque sería asumir que hay una tendencia diferente a la violencia - de tipo estructural - entre grupos de seres humanos. Posibilidad, esta última, que sería aberrante incluso si existisen las razas, es decir, si fuese una forma sensata de dividir todos los seres humanos. Del mismo modo, se debe considerar inaceptable por principio - sin tener en cuenta la pertinencia o no de un desglose de la humanidad sobre la base de género - cualquier discurso sobre la violencia que tiene como sus términos el sexo masculino y el femenino, o cualquier otro dato biológico. Por otra parte, la única manera de tener en cuenta todas las diferencias entre los individuos, sin privilegiar arbitrariamente algunos, es referirse al buen e viejo concepto liberal de individuo abstracto (y asexual). A la inversa, cualquier pensamiento de la diferencia - especialmente cualquier feminismo de la diferencia - es en realidad pensamiento de la identidad, porque la diferencia lo que hace que todos nosotros sustancialmente diferentes (y luego de vuelta al concepto liberal de un individuo), o es la diferencia entre las clases que deben estar representar la identidad (más o menos características). Debemos dejar, entonces, de hablar de la violencia de los hombres contra las mujeres (se note, entre otras cosas, la facilidad con que no se debe usar los artículos definidos...): la violencia es siempre de seres humanos contra los seres humanos.

Sin esta premisa, no es adecuado tratar de redefinir, en términos no más sexistas, el concepto de violencia de género. Así que es un error hablar de la violencia entre los géneros, pero podemos hablar de la violencia impulsada por una lógica de géneros. En otras palabras: es la lógica de género que hace posible aquello tipo de violencia que consiste en la afirmación de la masculinidad (o feminidad) por prevaricación. Pero, ¿qué hay detrás de esta lógica? Estrategias para la supervivencia y la reproducción. En otras palabras: interés. Está aquí la razón de ser del deseo generalizado de preservación de las diferencias (es decir: los privilegios) de género. Los hombres no quieren renunciar al privilegio de controlar las mujeres, aun a costa de llevar a cabo una vida más dura y posiblemente tener que hacer sacrificios materiales. Las mujeres no quieren renunciar al privilegio de obtener beneficios materiales por el simple hecho de ser mujer, aun a costa de tener que adaptarse a los estereotipos de la virtud femenina. Esta es la lógica que hace posible que un padre (¡persona honesta! ¡trabajador!) matar a su hija libertina, con la complicidad de la madre (¡mujer santa! ¡siempre dedicada!). Pero, ¿cómo podemos superar todo esto? Abandonando los papeles. Hombres y mujeres - de hecho: humanos y humanos - no deben tener más los papeles preestablecidos habituales. El hombre no tiene que ser aquello que lleva puesto pantalones metafóricamente. La homosexualidad se le debe decir a los niños - y animó a - de la misma manera que la heterosexualidad, de manera totalmente paritaria. Etcetera. Los conservadores dirán, por ejemplo, que ya es cierto que los hombres no usan pantalones metafóricamente. Ellos dirán que todo eso no tiene nada que ver con la violencia, que los hombres y las mujeres pueden respetarse sin abandonar los papeles, etc. Estos que vendrán aún más irrazonables a negar que en siglos pasados la violencia basada en el género era la norma, mucho más que hoy. Una versión falsa progresista y aparentemente más razonable - pero por eso más insidioso y peligroso - de tal conservadurismo de género es el feminismo de la diferencia (o, peor aún, "pensamiento femenino de la diferencia"). Eso tiende a negar la universalidad del concepto de individuo abstracto y asexual. Por argumentar con tal feminismo, esa escritora, aunque convencida de la absoluta necesidad de abandonar toda forma de sexismo, es definida jocosamente como "machista". ¿Por qué? Porque es una manera de salir al encontro de lo otro (no contra lo otro) sexo, una manera de hacer que la gente entienda que somos amigos, que somos iguales, que tenemos los mismos problemas, que no todas las mujeres están ahí para emitir juicios lapidarios contra el malo género masculino "culpable" por definición.

El definirse jocosamente como "mulher machista", la escritora entende principalmente como una postura contra las mujeres - a menudo en nombre de la ideología de la diferencia, la diversidad de papeles y hasta abajo - tratan de conservar sus privilegios. El más bajo y vulgar de lo que es, tal vez, la comercialización del sexo. Es realmente repugnante que las mujeres pueden obtener ventajas en virtud de su "potencial" sexual. Y es una locura pensar que podemos combatir este problema con la represión. Si prohibirmos los cigarrillos, aumentará - ciertamente no disminuirá - el "precio" (y el poder de los que los tienen). Lo mismo sucede con el sexo. Cuanto más se actúe de una manera represiva, más se va a aumentar el valor de mercado del potencial sexual femenino. Por el contrario, si hombres y mujeres tienen igualdad real de oportunidades con respecto a las relaciones sexuales ocasionales, el potencial sexual femenino sería mucho más difícil de vender, y podrían usarlo sólo aquellas (o aquellos) con una calidad (naturales o adquiridas con el ejercicio) particular, al igual en otras areas. La escritora intenta dar una pequeña contribución en esta dirección vivindo el sexo casual como algo normal y cotidiano, que se practica con la misma facilidad y despreocupación con la que se bebe un café. Pero no basta la dimensión privada: también se requiere la divulgación pública, la representación cultural de estos patrones de comportamiento. Esta debe ser, después de todo, una de las tareas de la pornografía: difundir un modelo de sexualidad sin superestructuras, en el que las mujeres tienen las mismas probabilidades que los varones de tener sexo ocasional. Es la repetición de casos llevada a hace varias décadas, pero sigue siendo relevante porque, de hecho, no fueron realizadas, o no se hagan plenamente efectivos. La escritora, mientras tiene la necesidad de ganar el mínimo necesario para vivir, trata de hacer esta batalla también realizando proyectos sin fines de lucro: una cosa que enfurece a algunas "competidoras" hembras. Obviamente, no es del todo correcto definir machista la posición de la mujer que quiere que nos tomemos en serio la igualdad de oportunidades y la justicia, de todo punto de vista, para hombres y mujeres: en verdad, es una provocación. Pero se trata de una provocación que tiene sentido, dado que en los Estados Unidos, un país que define a sí mismo un baluarte de la democracia, las mujeres condenadas a muerte y ejecutadas desde 1976 hasta la fecha son menos de uno por ciento en comparación con los hombres. Se podría plantear la hipótesis de que la mayor propensión a cometer un crimen de los hombres depende en alguna medida de ellos seren en general escasos, a diferencia de las hembras, de posibilidad de relativamente fácil, y no demasiado arriesgada, de alcanzar ventajas materiales. El hecho de que, entre las personas sin hogar en los EE.UU., los hombres solteros son tres veces más que las mujeres solteras nos llevaría a pensar en esta dirección. En la escuela, según un estudio de la OCDE, la igualdad de desempeño de los estudiantes varones en general es penalizada. Los datos en los que se podría pensar son infinitos. Parece, pues, evidente que definirse machista, por una mujer (y, en particular, por un intérprete pornográfica), significa hacer hincapié en cómo los problemas de la lógica de género (de los que el pensamiento de la diferencia, la posterior justificación del status quo de los enfoques sexuales diferentes etc. son formas inconscientes) también son problemas de los hombres. Y deben ser considerados, simplemente, problemas humanos.

Valentina Nappi

22 de Mayo de 2013, http://www.funweek.it/lolnews/vera-radice-della-violenza-di-genere.php

Traducción: Abigail Pereira Aranha. Bonito texto, pero tengo algunas notas que señalaré en el próximo postaje.

Nessun commento:

Posta un commento

Facebook