domenica 21 settembre 2014

Su cerebro en el porno: no es adictivo

Original de 16 de septiembre de 2014 por Dr. David Ley

Ha habido una enorme cantidad de hipérbole sobre el uso de la pornografía, con muchos autores y agoreros afirmando que ver la pornografía provoca cambios neuroquímicos peligrosos en el cerebro. Pero uma innovadora nueva investigación dice que no es así, y que las personas que son consumidoras problemáticas de porno son en realidad personas con alto libido, NO personas cuyos cerebros han sido deformado por sexo y porno.

Activistas antiporno populares como YourBrainonPorn y el grupo llamado Fight The New Drug argumentan que el uso de la pornografía es un problema de salud pública, no una cuestión de libertad de expresión. Estos defensores a menudo afirman que si las personas y la sociedad supieran el daño que el uso del porno estaba causando a nuestro cerebro, nosotros la regulariamos, en nosotros mismos, y en el acceso que es permitido.

En los últimos años, estos argumentos basados en el miedo a menudo invocan la jerga relacionada con el cerebro, y tiran alrededor términos como ráfagas de dopamina y la desensibilización, para describir lo que supuestamente sucede en los cerebros de las personas que ven porno demasiada. La ciencia del cerebro es candente en estos días, y es de llamar la atención para usar la jerga de cerebro y la neurociencia en argumentos porque suena tan convincente caramba-zurcido y científico. El problema es que ha habido muy poca investigación que en realidad mira el cerebro y el comportamiento de las personas que usan la pornografía, y no es bueno, la investigación experimental que ha analizado los cerebros de aquellos que están presuntamente adictos a la pornografía. Así, todos estos argumentos son teóricos, y basados en la retórica, las inferencias y aplicando otros resultados de la investigación para tratar de explicar los comportamientos sexuales.

Fascinante, una nueva investigación rigurosa ahora se ha hecho, que en realidad examinó los cerebros de los supuestos adictos al sexo, y ¿adivinen qué? Los resultados son un poco diferentes de la retórica. De hecho, los resultados no apoyan que la adicción al sexo es real, o refleja cualquiera cuestión relacionada con el cerebro únicas en absoluto.

En la investigación invitada para la presentación a la revista Socioaffective Neuroscience of Psychology, los autores Steele, Staley, Fong y Prause utilizan pruebas de EEG para examinar los efectos de el erotismo visual en el cerebro de las personas que sentían que tenían problemas para controlar su uso de la pornografía. Cincuenta y dos adictos al sexo, incluyendo hombres y mujeres, tenían la actividad eléctrica de sus cerebros examinada mientras veían imágenes eróticas. La teoría de la adicción al sexo predice que estas personas mostrarían patrones cerebrales consistentes con la de los adictos a la cocaína, que demuestran cambios eléctricos específicos en la actividad cerebral, en respuesta a las señales relacionadas con las drogas. Proponentes de la adicción al sexo, de Rob Weiss a Patrick Carnes, han sostenido durante mucho tiempo que el sexo y la pornografía son "como la cocaína" en el cerebro.

Pero, cuando se administraron los EEG a estos individuos, mientras veían los estímulos eróticos, los resultados fueron sorprendentes, y no consistentes afinal con la teoría de la adicción al sexo. Si ver pornografía en realidad era habituadora (o desensibilizadora), al igual que las drogas son, entonces ver la pornografía tendría una disminución de la respuesta eléctrica en el cerebro. De hecho, en estos resultados, no hubo tal respuesta. En cambio, los participantes en general demostraron una mayor respuesta eléctrica cerebral a la imaginería erótica que se les mostraban era exactamente como el cerebro de la "gente normal" como se ha mostrado en cientos de estudios.

Ah, pero los proponentes de la adicción al sexo podrían argumentar que esto es debido a que estos adictos a la pornografía tienen una respuesta más fuerte a los estímulos sexuales, y es por eso que son adictos. Esta es una razón por la que el porno y las teorías de adicción al sexo son tan difícil de argumentar - son infalsificables, mediante la presentación de cosas opuestas como parte de su teoría, y tenendo argumentos muy fluidos, que explican cuando los datos o los resultados no coinciden con sus teorías.

Aquí está donde los autores de este estudio fueron muy inteligentes. Los investigadores incluyeron medidas de deseo sexual o libido y múltiples medidas de la adicción al sexo en los cuestionarios que ellos administraron a los participantes. Los resultados del EEG de este estudio fueron predichos por las medidas de la libido, y NO había ninguna relación entre las medidas de la adicción al sexo y las medidas neuronales. En otras palabras, los hallazgos del EEG de aumento de la respuesta a los estímulos eróticos fueron consistentes con las respuestas de las personas que tienen niveles más altos de deseo sexual. Los supuestos adictos al sexo de este estudio tienen cerebros que parecen los de otras personas, que tienen alto libido, pero no se identifican como adictos al sexo.

Otra parte de este sofisticado análisis es que los investigadores analizaron las diferentes pruebas que midieron aspectos de la adicción al sexo / hipersexualidad, y en las pruebas que medían la libido. Entonces ellos llevaron a cabo análisis estadísticos para identificar si alguno de estos resultados de las pruebas varió sistemáticamente con la diferencia en las respuestas del cerebro. Una vez más, las pruebas de la adicción sexual no tenían relación con los hallazgos neurales. Sin embargo, una parte significativa de el cambio de las respuestas neurales era explicable por el nivel del deseo sexual de los participantes - cuando un participante informó mayores niveles de la libido, ellos también demostraron respuestas neurales menores a los estímulos sexuales que se mostraron. Este fue un hallazgo algo sorprendente, sugerindo que las personas con alta libido pueden juzgar la pornografía menos novedosa, y por lo tanto tienen menor respuesta neural - esto es consistente con otros estúdios, que han demostrado que las personas con altos niveles de deseo sexual tienen menos respuesta al erotismo visual. Pero esto no es exclusivo de los adictos al sexo, y fue predicho por niveles de deseo sexual, NO los síntomas de la adicción al sexo. Las mayores tasas de síntomas de adicción sexual, no importa cuál de las tres escalas de la adicción al sexo se utiliza, NO tenían relación con la respuesta neural a las imágenes eróticas que le fueron mostrados.

Defensores de la adicción a la pornografía seguramente gritarán "¡Ajá! Vea, ahí está, adictos a la pornografía tienen una MENOR respuesta, y es por eso que están adictos, han sido insensibilizados". Pero recuerde, era la medida de la libido que predijo disminución de la respuesta neuronal, no medidas de problemas sexuales o incluso el uso de porno. Incluso entre el grupo de estudio de consumidores problemáticos de porno, habían diferentes niveles de la libido. Y, al igual que otras personas que no tienen problemas para controlar su uso de la pornografía, son los mayores niveles de deseo sexual que predicen esta disminución del efecto. Un montón de personas con alta libido tienen este mismo efecto, pero no reportan problemas de control de uso de la pornografía.

Se puede argumentar que esto no es más que un estudio, y sólo una medida de la actividad del cerebro. Los proponentes de la adicción a la pornografía, sin duda, argumentarán que otros tipos de estudios del cerebro, tales como resonancias magnéticas, MEG, SPECT, u otros escáneres cerebrales mostrarán los efectos que ellos creen que están ahí. Estoy seguro de que otros argumentarán que mirar una imágen erótica fija es de alguna manera diferente de mirar a "pornografía en alta velocidad en Internet". Lo interesante en estos argumentos es que ellos están argumentando en contra de la validez de la ciencia, afirmando que su teorías son de alguna manera más veraces y fiables que es la investigación o los datos científicos reales. En otras palabras, ellos sólo creerán en los datos cuando se confirma sus teorías? Si es así, lo siento, eso se llama sesgo de confirmación, no ciencia.

Este estudio ha sido criticado recientemente, pero abrumadoramente, estas críticas son infundadas:

  • No hubo "grupo de control" - de hecho, este estudio utilizó un diseño de "intra-sujetos", donde los propios sujetos eran su propio grupo de control. Este es un diseño metodológicamente riguroso, bien aceptado;
  • Los resultados de los análisis que no eran significativos no fueron descritos en la publicación – esa es una práctica científica común, y los autores son por lo general dispuestos a compartir los resultados de estos análisis, a petición;
  • Este estudio utilizó muy buen método científico, en la creación de un estudio para probar la "teoría" de que el uso del porno funciona "como" una adicción a las drogas. Así es como funciona la buena ciencia, probando teorías;
  • Debido a que no existe una definición aceptada o criterios para la adicción al sexo / porno, el estudio utilizó múltiplas evaluaciones comúnmente utilizadas de estrategias para la adicción al sexo;
  • El uso de la tecnología EEG es un método aceptado, utilizado ampliamente en la investigación de adicciones, y permitió una comparación válida, útil de estos resultados a la investigación existente sobre las adicciones de drogas y alcohol. Los resultados P300 citados en el estudio son internamente y externamente con arreglo a sus propias conclusiones, y con la literatura previa, y apoyan la interpretación de que los sujetos mostraron una respuesta neuronal basada en la libido y la excitación sexual, NO demostrando cambios en el cerebro que son indicativos de una respuesta adictiva.

El peso cada vez mayor de la investigación científica, en oposición a la especulación y teorización, está indicando que la adicción al sexo no es una construcción distinta, sino que refleja el comportamiento de los individuos con mayores niveles de deseo sexual y la libido, sobre todo mientras esos comportamientos llevan a las personas en conflicto con sociales valores en torno al sexo. Al igual que cualquiera otra característica humana, el deseo sexual se produce a lo largo de un espectro, con amplios rangos de variación individual. Los problemas y las quejas reportadas por adictos al porno y sexo auto-identificados tienen que ver con el contexto en el que estas personas están expresando o perseguindo su libido alto, NO con una enfermedad única.

Los defensores de la adicción a la pornografía y al sexo pueden hacer bien en empezar a cambiar su diálogo, de atacar la pornografía y el sexo, a incrementar el diálogo acerca de cómo el deseo sexual y la expresión sexual pueden entrar en conflicto con los valores e ideales públicos / privados sociales. En lugar de tocar la trompeta para el peligro de la pornografía, pueden ser más eficaces y con base en evidencia argumentar a favor de la educación sobre los distintos niveles de deseo sexual y la necesidad de que tanto la sociedad como el individuo ser responsables por y sensibles a esas diferencias.

Acerca del Dr. David Ley

Dr. David Ley es psicólogo clínica en Albuquerque, Nuevo Mexico. Él es el autor de Insatiable Wives: Women Who Stray and the Men Who Love Them y The Myth of Sex Addiction. Actualizaciones en Twitter @drdavidley

Sitio web principal

Traduzione in italiano da Abigail Pereira Aranha senza libertinaggio in Men of Worth Newspaper / Concrete Paradise: Il tuo cervello sul porno: NON è coinvolgente, http://avezdoshomens2.blog.com/2014/09/21/il-tuo-cervello-sul-prn-non-e-coinvolgente
Traduzione in italiano da Abigail Pereira Aranha senza libertinaggio in Periódico de Los Hombres de Valía / Paraíso Tangible: Il tuo cervello sul porno: NON è coinvolgente, http://avezdoshomens2.blogspot.com/2014/09/il-tuo-cervello-sul-porno-non-e.html
Tradución en español por Abigail Pereira Aranha sin putaría en Men of Worth Newspaper / Concrete Paradise: Su cerebro en el porno: no es adictivo, http://avezdoshomens2.blog.com/2014/09/21/su-cerebro-en-el-p-no-es-adictivo
Tradución en español por Abigail Pereira Aranha sin putaría en Periódico de Los Hombres de Valía / Paraíso Tangible: Su cerebro en el porno: no es adictivo, http://avezdoshomens2.blogspot.com/2014/09/su-cerebro-en-el-porno-no-es-adictivo.html
Original text in English at A Voice for Men: Your brain on porn: It’s NOT addictive, http://www.avoiceformen.com/sexual-politics/evo-psych/your-brain-on-porn-its-not-addictive
Original text in English without debauchery copied at Men of Worth Newspaper / Concrete Paradise: Your brain on porn: It’s NOT addictive, http://avezdoshomens2.blog.com/2014/09/21/your-brain-on-p-its-not-addictive
Original text in English without debauchery copied at Periódico de Los Hombres de Valía / Paraíso Tangible: Your brain on porn: It’s NOT addictive, http://avezdoshomens2.blogspot.com/2014/09/your-brain-on-porn-its-not-addictive.html
Tradução em português no A Voice for Men Brasil: Seu cérebro e pornografia: não é vício, http://br.avoiceformen.com/ciencia/seu-cerebro-e-pornografia-nao-e-vicio
Tradução em português sem putaria copiada no A Vez das Mulheres de Verdade: Seu cérebro e pornografia: não é vício, http://avezdasmulheres.blog.com/2014/09/21/seu-cerebro-e-p-nao-e-vicio
Tradução em português sem putaria copiada no A Vez dos Homens que Prestam: Seu cérebro e pornografia: não é vício, http://avezdoshomens.blogspot.com.br/2014/09/seu-cerebro-e-pornografia-nao-e-vicio.html

Nessun commento:

Posta un commento

Facebook